la Discalculia
3 x 4 = 7
 

El diagnóstico es importante

El diagnóstico de la discalculia se realiza a partir de los resultados obtenidos en la evaluación neuropsicológica, en la que además de evaluar las capacidades numéricas y de cálculo, se evalúan otras funciones cognitivas, como la memoria, la atención, las capacidades visuoperceptivas y visuoespaciales y las funciones ejecutivas.


Además, es necesario realizar una evaluación de la capacidad intelectual global, para ver en qué medida los problemas con el procesamiento numérico y el cálculo son específicos o bien pueden ser secundarios a una baja capacidad intelectual.

Los tests que se utilizan para la evaluación neuropsicológica están baremados, de manera que se comparan las puntuaciones obtenidas con las de los baremos por edad y escolarización. Para diagnosticar la discalculia, el rendimiento debe estar dos cursos académicos por debajo del esperado.

En nuestro país la discalculia es aún un trastorno desconocido. En muchas ocasiones, las dificultades en el área de las matemáticas son interpretadas como el producto de un esfuerzo insuficiente, o simplemente como el resultado de enfrentarse a unos contenidos difíciles. ¿Quién no ha afirmado alguna vez que las matemáticas son difíciles? Hace no mucho pasaba algo parecido con la dislexia.

Ante numerosos fracasos y suspensos con las matemáticas, es recomendable realizar una evaluación neuropsicológica y determinar el origen de las dificultades. Sólo de esta manera se puede iniciar la reeducación para superar estas dificultades.